Rehabilitar Edificios

Rehabilitar edificios para contaminar menos y ahorrar casi 700 euros en el recibo de la luz

Rehabilitar edificios para contaminar menos y ahorrar casi 700 euros en el recibo de la luz

Es bien sabido que apagar la luz antes de salir, pasarse a bombillas de bajo consumo y no dejar electrodomésticos en ‘standby’, entre otras medidas, reducen la factura de la luz. Pero lo que muchos desconocen es que rehabilitar un edificio también puede contribuir de manera muy notable a reducir el consumo de energía hasta un 80%. De esta manera se puede pagar hasta 680€ menos en la factura de la luz al año y reducir las emisiones contaminantes de CO2, según demuestra un proyecto piloto de WWF.

Las medidas propuestas por esta organización ecologista para aislar el hogar de las temperaturas extremas son: revestir la fachada del edificio a partir de materiales que actúan como aislantes térmicos, tapar los huecos del inmueble por donde se filtra el aire (principalmente ventanas y puertas) e impermeabilizar el techo para evitar la humedad. Además, con ayuda de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), WWF ha puesto en práctica todas estas estrategias, rehabilitando un edificio que se construyó en los años 50 en el distrito de Villaverde (Madrid).

Este proyecto piloto pretende reducir el consumo de energía en los hogares bajo el lema «mejora la energía de tu comunidad». WWF propone para ello una mejora en la ‘piel’ del edificio (revestir la fachada, tapar los huecos, sobre todo cerca de las ventanas y cubrir el techo) así como en las instalaciones internas y la utilización de energías renovables.

El edificio del proyecto piloto, con más de 60 años de antigüedad, tiene cinco plantas (sin ascensor) y, aunque ésta cubierto de andamios, desde una esquina se puede ver cómo dos obreros colocan una de las cuatro capas que aislarán a sus inquilinos del frío y del calor extremo.

«Si se mejora la parte exterior de los edificios, la temperatura media en el hogar sería de 18ºC y no haría falta consumir tanta energía», explica Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF en España, porque la temperatura del interior del hogar se mantiene estable.

La desconfianza frente a la rehabilitación

Desde lo alto de la azotea de edificio, que alberga a diez propietarios, se distingue a los edificios que han sido rehabilitados: colores vivos y llamativos de tonos rojos, verdes y amarillos contrastan con fachadas descoloridas y deterioradas por la lluvia. En esta zona de Madrid trabajan otras constructoras encargadas de rehabilitar los inmuebles, pero a diferencia de los demás, en este proyecto la organización medioambiental ha elaborado una auditoría previa para valorar el estado del edificio así como crear una fuerte campaña de sensibilización entre los vecinos.

«Los inquilinos de las diez viviendas que componen el edificio vivían en condiciones de pobreza energética», según señala la responsable del programa de Cambio Climático de WWF, María del Mar Asunción. «La energía que consumían no cubrían todas sus necesidades, o pasaban mucho frío o mucho calor. Es una cuestión de confort», señala.

Impermeabilizan de la cubierta del edificio WWF

Georgio Tragopulos, técnico de Eficiencia energética de WWF coincide con Asunción y cuenta que cuando utilizaron un medidor térmico [para comprobar la temperatura que retenía el inmueble], se dieron cuenta de que el edificio era ‘un radiador’. «La zona de las ventanas estaba roja, el calor escapaba», asegura. 

Sin embargo, José Luis López Delgado el arquitecto de este proyecto, admite que en España no hay una cultura de rehabilitación de edificios, un sector que considera «todavía por explotar». «Ha sido muy difícil convencer a los vecinos de rehabilitar el edificio», asegura.

Pero, ¿por qué desconfían los vecinos? El técnico de eficiencia energética indica que normalmente suele ser por cuestiones económicas. «La gente quiere saber dónde va su dinero y cómo se van a beneficiar de las medidas. Si no ven los beneficios es difícil para ellos confiar e imaginar cómo serán las mejoras».

Reformar este edificio tan antiguo ha supuesto un coste de 24.000€ por vivienda. Sin embargo, la cantidad que debe afrontar el propietario ha disminuido en un 30% por la subvención del 70% que han recibido de la Unión Europea bajo el programa «Horizonte 2020», un programa dotado con 80.000 millones de euros, concebido para incentivar la investigación en eficiencia energética y fomentar las energías renovables.

FUENTE: EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *