Reformas Integrales

Tendencias para reformas integrales de tu vivienda u oficina

Tanto si tienes un proyecto para un piso que acabas de comprar, necesitas ampliar tu cocina o sueñas con modernizar tu casa lo ideal es que realices una reforma integral. Las reformas integrales suponen una rehabilitación al completo de todas las estancias de la casa, su estructura, sus instalaciones y su decoración.

Esto supone un papel en blanco para diseñar tu vivienda perfecta, adaptándose al espacio. Parece obvio pero lo primero que tenemos que pensar si vamos a acometer una reforma completa es en las necesidades que debe cubrir la vivienda. Esto dependerá del número de personas que componéis la familia, si tienes un proyecto futuro de ampliarla, a qué espacios le dais más uso, cuál es la distribución que mejor funcionaría, cuáles son nuestras prioridades, etc. En segundo lugar, es importante ser realista con el presupuesto y comparar varios de ellos. Resulta imprescindible contratar a profesionales especializados con una trayectoria exitosa y demostrable.

Las reformas integrales son proyectos ambiciosos y un error que se suele cometer es tener prisa por terminar. Sin embargo, te recomendamos que tengas paciencia y que te impliques en los avances del proyecto dejándote asesorar, al mismo tiempo, por profesionales. Ellos son los que mejor pueden ayudarte a plasmar lo que tienes en mente. Si no sabes por dónde empezar y te falta inspiración te damos algunas ideas basadas en tendencias de construcción y decoración para los próximos meses.

Ideas para una vivienda actual

Integración de espacios: No es algo nuevo pero es una característica que sigue teniendo total validez hoy en día. La tendencia desde hace algún tiempo es la eliminación de barreras físicas entre estancias, la idea de espacios diáfanos y abiertos incluyendo solo las paredes necesarias. De hecho, hay un creciente gusto por eliminar las paredes para sustituirlas por tabiques de vidrio y cristaleras para separar, por ejemplo, la cocina del salón.


Sostenibilidad en la vivienda: Sin duda, la sostenibilidad es un concepto que, a día de hoy, podemos aplicar a casi todas las facetas de la vida y a prácticamente todos los sectores. Una casa nueva y reformada desde cero debe contar con sistemas innovadores que nos permitan un menor gasto energético. Eso pasa por fomentar la entrada de luz natural, instalar sistemas de climatización eficientes además de un correcto aislamiento térmico y utilizar materiales naturales. Es importante que esa sostenibilidad se aplique también a todos los electrodomésticos del hogar.

Optimización del espacio: Si tu casa no tiene muchos metros es el momento ideal para realizar una distribución del espacio que genere la mayor amplitud posible. Luz natural, pintura clara, puertas correderas, ducha en lugar de bañera, espacio abierto entre cocina y salón, obviar el pasillo… Hay todo tipo de ideas que puedes implementar para sacarle la mayor rentabilidad a cada metro. Tu equipo de reforma puede ayudarte mucho en este aspecto, no dudes en consultarles tus ideas.

Combinación de distintos materiales: Los contrastes siempre resultan interesantes, dan un aspecto moderno e innovador y te permiten diseñar espacios más creativos. Madera, metal, mármol, piedra… Se trata de encontrar un equilibrio entre distintos materiales. Aunque en este apartado el límite lo marca el presupuesto. En relación con la sostenibilidad de la que hablábamos en el punto anterior, los materiales reciclados también son tendencia en el mundo de la construcción y de las reformas.

Ideas para reformar tu oficina

Si lo que estás pensando es en reformar tu oficina con el fin de modernizarla o ganar espacio plantéate algunas cuestiones antes de comenzar el proyecto. Lo ideal es comenzar la reforma en los momentos en los que hay menos movimiento en la oficina como periodos de vacaciones, por ejemplo. Para plantear un proyecto que funcione piensa qué cosas fallan en la distribución y estructura de la oficina actual y también en el día a día de las personas que trabajan allí. Es decir, párate a pensar en las necesidades de cada departamento o grupo de trabajo.  En general, existen algunas normas generales para que una oficina sea funcional:

Espacios comunes: Salas de reuniones, sala de espera, una pequeña cocina con comedor… La comunicación entre los trabajadores fluirá mejor y este tipo de espacios fomenta la creatividad y el rendimiento de los mismos.

Luz natural: No hay nada más molesto que trabajar todo el día con luz de oficina, tanto para la vista como para el estado de ánimo. Una luz agradable y natural, que incida de manera correcta en los lugares de trabajo de los empleados ayuda también a un mejor desempeño de las tareas. 

Mobiliario cómodo: Resulta evidente que pasamos mucho tiempo en la oficina y que debemos sentirnos cómodos en nuestro puesto de trabajo. Si nos vamos a los mínimos, piensa en sillas acolchadas que favorezcan nuestra postura y mesas a la altura correcta y con el espacio suficiente.

Fuente: La Tribuna del País Vasco. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *