Reformas Integral Casa Ecologica

Si te planteas la reforma integral de una vivienda, lo más rentable es una casa ecológica… ¿Sabes por qué?

El primer aspecto que se debe contemplar, como parece obvio, es la reducción de las demandas de energía. Pero no el único… También se debe incidir en la sustitución de cualquier material perjudicial para la salud o el medio ambiente. El ahorro de agua también puede ser un factor a tener en cuenta que, en función del tipo de vivienda, puede reforzarse con la reforma adecuada. Con estos factores en mente, vamos a repasar todo lo que puedes plantearte para la reforma integral sostenible de una vivienda y al fin acercarte a esa casa ecológica, modelo de sostenibilidad.

Cuando imaginamos una casa ecológica, enseguida pensamos en esa imagen idílica de una vivienda unifamiliar en medio del campo, que se calienta con la luz solar, recicla el agua de lluvia y tiene una cubierta vegetal que la aísla del calor y el frío… Si así fuera, ninguna casa en un entorno urbano podría ser ecológica, y esa no es la realidad… Una reforma integral sostenible de vivienda es posible. Sólo necesitas que tu buen criterio encuentre refuerzo en un buen asesoramiento técnico por parte de la empresa de reformas.

Cómo plantear el ahorro de energía en una reforma integral sostenible

Los aspectos fundamentales a contempar son el aislamiento y la fuente de energía. Las acciones que se pueden plantear en este sentido son:

  • Mejorar el aislamiento térmico con materiales sostenibles.
  • Sustituir las ventanas por otras más eficientes.
  • Repensar los sistemas de climatización, tanto para calefacción como para refrigeración.

Mejorar el aislamiento térmico de la casa 

Utilizar materiales sostenibles para el aislamiento térmico durante la reforma es una de las mejores inversiones en confort que puedes realizar. Las placas de corcho prensado, producido localmente, son una estupenda alternativa. Otras opciones responsables con el medio ambiente son las mantas de materiales vegetales como el cáñamo o el lino o también los paneles de fibras de madera reciclada. Cualquiera de estos materiales aislantes es preferible a las tradicionales planchas de poliestireno o al poliuretano o incluso a la lana de roca que, aunque de origen natural, necesita para su fabricación cantidades ingentes de energía. Además de propocionar un mayor confort térmico, estos materiales son excelentes aislantes acústicos.

Sustituir las ventanas

Otra medida muy valiosa para el ahorro de energía en la casa es la sustitución de las ventanas por un modelo más eficiente energéticamente hablando. El doble vidrio con una cámara de aire de al menos 10 mm  es ya un estándar en construcción y reformas. Si es posible, y aunque resulta más caro, se puede añadir cámara de aire de gas Argón o SF6: además de aislar mejor del frío y del calor, también aisla del ruido.

En cuanto a la elección del modelo de apertura, son recomendables las ventanas batientes u oscilobatientes en su caso, porque ajustan mejor que las correderas. Y en materiales, se considera que PVC, madera y aluminio ( con rotura del puente térmico) son, por ese orden, los más aislantes.

Cada uno de los materiales tiene también sus inconvenientes: la madera necesita mantenimiento, el PVC, un derivado del petróleo, no es muy ecológico en su producción (emite contaminantes) y, finalmente, la opción del aluminio con rotura del puente térmico derrocha mucha energía en su fabricación y no es un metal sencillo de reciclar. Pero has de saber que en esto hay diferentes corrientes de opinión, y lo mejor es que te formes la tuya propia, comparando todos estos factores que hemos citado. Las que mayor ahorro energético generan son, sin duda, las de PVC.

Cambiar o mejorar el sistema de calefacción 

Un termosifón solar para el agua caliente y placas fotovoltaicas para generar calor serían los sistemas más eficientes para calefactar una vivienda. Pero como no son alternativas reales para un piso en una ciudad como Madrid y para un país como el nuestro, aún no preparado desde el punto de vista legislativo para el autoconsumo eléctrico a pesar de las muchísimas horas de sol, vamos a centrarnos en aquellos sistemas de calefacción más habituales.

La bomba de calor sólo es una opción a barajar en el caso de pisos pequeños, poco compartimentados y bien aislados. Los espacios abiertos permiten que el aire caliente se difunda fácilmente por convección.

Salvo en este caso de estudios o apartamentos, en que hemos visto que el aire acondicionado con bomba de calor puede ser una buena alternativa, la recomendación para pisos y viviendas en Madrid es hacer uso de la instalación de gas natural. En general, el cambio de una caldera de gas natural antigua (atmosférica o estanca) ya supone un importante ahorro en el consumo de gas natural, si ese es el sistema que queremos instalar. Tanto las calderas de baja emisión de NOx como las de condensación (que necesitan desagüe aparte) tienen un alto rendimiento en comparación con aquellas a las que han ido sustituyendo. Si en la reforma ya se han acometido los temas de aislamiento de forma rigurosa, la caldera de condensación es probablemente la más adecuada en el caso del gas natural.

En cuanto a otras opciones, los sistemas de calefacción radiante disponibles son el calor radiante hidráulico (con instalación de fontanería) y el calor radiante eléctrico (con hilos eléctricos bajo el suelo) que se pueden estimar en la reforma integral de una vivienda, aunque el coste de su instalación es muy elevado, y en el caso del sistema eléctrico, extremadamente caro de mantener, incluso aprovechando las horas valle en los precios de la energía eléctrica.

Lo que sí puede suponer una gran diferencia en la reforma integral sostenible es la instalación de una caldera de biomasa. La más conocida es la caldera de pellets, pequeños cilindros hechos de residuos vegetales comprimidos, que al quemarse, no contaminan el medio. Es ideal para casas unifamiliares, pero ni una caldera ni una estufa de pellets son opciones para un piso, ya que es necesario que la chimenea sobresalga al menos 2 metros por encima de los tejados colindantes.

Fuente: Reformas Integrales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *