Reformar Cocina Y Baño

Evita los desastres más frecuentes al reformar y decorar cocina y baño

Si vas a reformar cualquiera de estas estancias de la casa (de las más reformadas), tienes que saber lo que no debes hacer. Así, cuando terminen las obras, sentirás que has acertado y que tendrás una cocina o un baño para muchos años.

Baño: la iluminación

Nos solemos olvidar de ella en el baño. Pensamos en las lámparas en el salón, nos fijamos en que reciba buena iluminación, la tenemos en cuenta en el comedor y dormitorio, pero es llegar al baño y no le damos la importancia que tiene. Desastre. Tanto si el cuarto de baño tiene ventana como si no la tiene debes instalar varios puntos de luz que consigan una iluminación general, puntual y ambiental (esta última es opcional porque es la que crea ambiente, como las tiras o focos led puntuales). La luz general debe ser lo más parecida posible a la luz natural para que los colores se vean de manera correcta. Y evitar sombras.

El tamaño adecuado para cada pieza

Debes elegir lavabo, inodoro y bidé del tamaño adecuado según las dimensiones del cuarto de baño. Hoy existen diseños compactos perfectos para baños pequeños que son más ligeros y ahorran espacio. Los centímetros de diferencia que hay entre uno compacto y otro convencional son importantes. No cometas el error de no prestar atención a las dimensiones del inodoro. Los inodoros suspendidos dejan libre la zona que pega al suelo y, además, si eleges una cisterna empotrada, resultan más estéticos.

Y con los lavabos pasa lo mismo. Los hay maxi y mini. Diseños especiales incluso de 20 cm de ancho para aseos o zonas muy estrechas. Un lavabo convencional tiene entre 40 y 50 cm de ancho. Si la grifería es mural, ahorrarás espacio en el mueble del lavabo. Ten todos esos detalles en cuenta.

Ojo con la instalación del plato de ducha

Otro desastre deco en el baño es que después de elegir e instalar un plato de ducha estupendo se salga el agua al usarlo. Puede tratarse de una ducha a ras de suelo o de un plato convencional que levante unos centímetros. El motivo por el que se sale el agua es porque en la instalación no tiene la inclinación correcta. La pendiente del suelo ha de ser al menos de 5 cm. Pero también puede ocurrir que la mampara no esté perfectamente sellada y se salga el agua. Incide en estos aspectos en la obra y comprueba las filtraciones en la mampara nada más instalarla.

¡Quiero una ducha o bañera hidromasaje!

Genial, una decisión que convertirá tu baño en un spa. Para cuando necesites relajarte y destensar músculos. Pero puede ser un desastre si antes no tienes en cuenta si el agua de tu casa cuenta con la presión suficiente. Sin ella, nunca funcionará correctamente. A esto, hay que añadir también que la mampara, en el caso de la ducha, sea totalmente estanca ya que los chorros expulsan el agua con presión y es más fácil que toda la zona de la ducha se llene de agua, no solo cerca de la grifería.

Planifica el almacenamiento en el baño

Otro desastre en el baño es no pensar que también hay que guardar. ¿Cuántas personas usarán el cuarto de baño? Pues necesitas espacio para cada una de ellas. Y mejor por separado para que no haya problemas. Y relacionado con esto, piensa también en los aparatos que usas y que necesitan corriente para su funcionamiento porque esto te dará una idea de los enchufes que debes instalar y dónde colocarlos. Hoy cada vez es más frecuente encontrar muebles de baño con cajones con enchufes para que puedas cargar la máquina de afeitar, por ejemplo, sin que quede a la vista.

Cocina y baño: descartar los suelos de madera

Otro error. Porque son estancias que ganan en calidez con suelos de madera. El parquet también sirve para la cocina y el baño. Es cierto que es algo más delicado pero no es imposible instalarlo. Se puede incluso combinar con zonas de baldosas para que la superficie de madera sea menor. Y, por supuesto, existen hoy ya otros materiales que imitan el acabado madera con la comodidad de los revestimientos cerámicos y porcelánicos o vinílicos.

No respetar las distancias mínimas

Las medidas importan. En cocina y baño hay aspectos “técnicos” que respetar en cuanto a instalaciones eléctricas y de fontanería. Aquí los profesionales son los que te aconsejarán. Pero también hay otras cuestiones que tienen que ver con las distancias que se deben respetar entre zonas. Por ejemplo, en el baño el cuadrado de delante del acceso a la ducha (de 60 x 60 cm) debe estar despejado para que la entrada y salida sea cómoda y segura. También se debe mantener una distancia mínima entre inodoro y sanitario. En la cocina, entre fregadero y placa debe haber al menos 50 cm para evitar salpicaduras. No es conveniente colocar la placa junto a una pared sin espacio entre medias.

Cocina: cuidado con la elección de los revestimientos

No se trata de que descartes las tendencias, pero piensa que los revestimientos estarán en la cocina y te acompañarán durante muchos años. Así que sé comedido para no cansarte de ellos. Puedes incorporar detalles que animen pero ten en cuenta siempre que los neutros y básicos deben predominar porque son los que mejor soportan el paso del tiempo.

Desastre deco: aprovechar hasta el último centímetro

Sacar partido al espacio sí, saturar no. Es un desastre frecuente en la cocina: colocar muebles de suelo a techo, baldas en un rincón, un bandejero en unos centímetros libres, ganchos detrás de la puerta… Piensa: ¿realmente necesitas guardar tantas cosas? Hay que ser racional y aprovechar el espacio con soluciones prácticas (y equilibradas estéticamente) según las dimensiones de la cocina. Cuando más pequeña sea, más necesidad de sacar partido al espacio pero más peligroso es atiborrarla. Muebles hasta el techo sí, pero quizá debas tener en cuenta que los módulos de diseño horizontal serán más estéticos que los verticales, por ejemplo. Aprovechar una zona de la pared, sí. Pero solo una zona, con elementos que te faciliten el almacenamiento vertical.

La altura de los muebles de cocina

Importantísimo no cometer este error. ¿Qué altura tienen las personas que usan la cocina? Este detalle es importante tanto para considerar la altura de los módulos bajos como la de los altos. Aunque hay una medida convencional (a unos 90 cm del suelo) a la que se instalan los muebles bajos, esta se puede adaptar para personas bajas y altas. El ángulo de los brazos a de ser de 90 grados respecto a la encimera. Con este dato podrás calcular la altura de los muebles. Y sobre los muebles altos hay que tener en cuenta que las personas más bajas deberán subirse siempre a un escalón o escalera para acceder a las baldas altas (donde se deben guardar solo utensilios de uso esporádico).

La encimera de la cocina

Cuidado con su elección porque puede ser otro desastre. Es la zona que más uso soporte. Ha de ser de buena calidad para que dure muchos años. Para elegir bien debes conocer los materiales y sus características. La elección del color responderá a dos cuestiones: si buscas el contraste con los muebles o la unidad sin elementos que destaquen cromáticamente. Ten en cuenta que los tonos oscuros siempre son más sucios que los claros. Y ahora, en este artículo, tienes todos los datos sobre tipos de encimeras.

Y relacionado con la encimera están los enchufes porque aquello que necesite luz para su funcionamiento y que se apoya en la encimera para su uso, necesitará enchufarse. Planifica los enchufes según los aparatos que estén habitualmente a la vista y conectados (por ejemplo, la cafetera y el robot de cocina) y alguno extra para los pequeños electrodomésticos de uso ocasional (como la batidora.

No valorar los herrajes de los muebles

Un desastre que puede pasar factura es elegir muebles muy bonitos, que te gusten estéticamente, y no prestar ninguna atención a los herrajes, guías y bisagras. Piensa todas las veces que abres y cierras un mueble o un cajón de la cocina. Deben ser de buena calidad. Los cierres amortiguados siempre evitan portazos y ruidos. Son una buena opción.

Fuente: Hola 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *